|||
Greg Becker, el banquero visionario de Silicon Valley

Greg Becker, el banquero visionario de Silicon Valley

Desde su sede en Santa Clara, California, el Silicon Valley Bank (SVB) tiene una visión privilegiada de las perspectivas de futuro de uno de los entornos empresariales más relevanes del planeta.  SVB  asesora a  a  las empresas más punteras en todos los ámbitos - -desde el software o las biociencias, hasta los más sofisticados productores de vino- y su labor consiste en poner en contacto a este tipo de compañías rompedoras con posibles socios.  Su CEO y presidente, Greg Becker, es reconocido, además, por  su capacidad para tener una visión global de las cosas especialmente del impacto positivo de la tecnología en los negocios.

Aunque Becker contempla el futuro con optimismo, gracias la valor que la tecnología esta a aportando a las empresas, también es consciente del enorme reto al que se enfrentan sus clientes: eacceder al talento adecuado. Encontrar el talento  altamente cualificado que exigen las nuevas tecnologías se ha convertido en una misión realmente compleja. En esta entrevista con strategy&business, que se realizó como parte de la encuesta de CEOs de PwC USA en 2016, Becker nos cuenta por qué el camino de la innovación que un día emprendió Silicon Valley ha tomado el mundo… y no ha hecho más que empezar.

El CEO de Silicon Valley Bank analiza de dónde y cómo llegarán las nuevas innovaciones tecnológicas

Pregunta: ¿Cómo ha cambiado el sector tecnológico en estos años?

BECKER: Llevo en este banco desde 1993 y, hoy, soy más optimista que nunca sobre el impacto que las compañías más innovadoras están teniendo en la economía mundial.

La adopción de los móviles, los cambios generacionales y el hecho de que la gente esté cada vez más cómoda con  la tecnología lo está cambiando todo.  Puedes ver compañías pequeñas crecer  hasta convertirse en corporaciones multimillonarias en sólo tres o cinco años. Y vamos a contemplar cosas verdaderamente asombrosas en los próximos años, ya sea en sector del software, de bienes de consumo, de biotecnología o de la llamadas clean tech o tecnologías limpias.

Si nos comparamos al periodo de la burbuja que vivimos entre 1999 y 2000, ahora estamos en una situación muy diferente. Entonces, teníamos  modelos de negocio sin sentido, ingresos inexistentes y valoraciones de empresas que no se sostenían. Ahora nos encontramos con compañías con modelos de negocio sólidos. Quizás  están valoradas al alza pensando en un mercado ideal, pero no parece que estos negocios vayan a desaparecer.

S+B: ¿En dónde cree que van a surgir nuevos y mejores negocios?

BECKER: Si hablamos de sectores, el de la ciberseguridad en un ámbito en el que tenemos que seguir invirtiendo de forma continuada.  Las instituciones financieras han sido, tradicionalmente, los los motores clave de este sector, pero ahora se ha convertido en un aspecto capital en cualquier industria.  A largo plazo, va a ser un área de crecimiento.

También  está todo lo relacionado con los móviles, con el software como servicio, y con la medicina personalizada. Lo que es genial es que no estamos hablando de uno o dos nichos de negocios sino de una docena de docena de áreas diferentes  que presentan oportunidades apasionantes. Desde el punto de vista geográfico, hace diez o quince años, Silicon Valley era el núcleo de la innovación. Hoy todavía es el área dominante, pero la innovación ya se está distribuyendo por Estados Unidos y por el mundo.  Boston y Nueva York compiten por la segunda posición  y le siguen otras ciudades norteamericanas. A nivel mundial, el Reino Unido se está convirtiendo en el núcleo de la innovación en FinTech, China está desarrollando más la innovación, principalmente para su mercado doméstico. Pero, cada vez más, las compañías que triunfan en China vienen a Estados Unidos. Y esto es algo que no esperábamos.

Silicon Valley no volverá a ser tan importante como lo ha sido, pero, al mismo tiempo, la innovación se ha concentrado aquí mucho más que hace diez años.

S+B: ¿Qué otras oportunidades de crecimiento deberíamos tener en cuenta?

BECKER: El aprendizaje de las máquinas es un área importante en el ámbito de FinTech y también el del anális de datos.  Básicamente, estamos hablando de tener ordenadores capaces que, a partir de información desectructurada, sean capaces de aprender por sí mismos y ser todavía más inteligentes.

Tenemos clientes, por ejemplo, que están apostando por el mercado de drones. Si hace cinco años te hubieran dicho que íbamos a repartir paquetes con drones, ¿te lo habrías creído? Yo todavía soy un poco escéptico, pero lo que está ocurriendo con los drones es increíble. También estamos involucrados en el sector de los dispositivos médicos y de las biociencias, en general.  A menudo  la gente las mira  dice: “Muy interesante, pero muy caro”. Y es que cualquier avance en  cuesta  muchísimo  dinero por los requerimientos normativos que conlleva y por su complejidad. Las empresas necesitan obtener un retorno a los riegos que asumen cuando desarrollan nuevos medicamentos o tecnologías médicas.

S+B: ¿Cuáles son las principales innovaciones que se están produciendo en el sector financiero?

BECKER: El rápido desarrollo del software ha sido muy importante para sector, y los bancos ya lo están entendiendo. Las compañías que no se adapten a esta nueva realidad quedarán atrás.

Tenemos un equipo ayudando a las compañías FinTech, y creemos que esta va a ser es un área muy importante de  crecimiento en los próximos años. Trabajamos con bancos tradicionales que saunque no están cómodos quieren  ser parte de este fenómeno y, al mismo tiempo, con las nuevos actores. Lo hacemos siendo parte de su infraestructura y de su estructura de pago. Muchas compañías FinTech están interesadas en la experiencia del usuario, pero quieren mantenerse alejadas de la parte regulatoria. Sin embargo,  en el momento en que empiezas a interactuar con la Reserva Federan en el ámbito de los pagos, tu negocio quedas  sujeto, en gran parte, a la regulación. Así que nosotros les ayudamos en estos temas y ellos cuidan la experiencia de sus clientes: una alianza que beneficiosa para ambos.

S+B: ¿Cuáles son los principales retos del sector a día de hoy?

BECKER: La regulación  es cada vez más compleja. Parece que estamos en una era en la que la idea dominante es que cuanta más regulación bancaria, mejor. Pero, realmente, ¿sirven las medidas regulatorias que se están aplicando para gestionar el riesgo y aportar beneficios a los  agentes del mercado y a los ciudadanos? ¿O solo se añaden porque se cree que los riesgos serán menores? Tenemos que volver a lo realmente importante. Como CEO de un banco, creo firmemente en la gestión del riesgo. Pero pienso que una parte importante de esta regulación se está diseñando sin saber si realmente va a reducir o a cambiar la dinámica de los riesgos en el sector.

La base del negocio bancario es el riesgo. Si no asumimos riesgos no hay negocio. Lo sabemos, pero también sabemos que tenemos la responsabilidad con los accionistas y los clientes. Y es a este equlibrio al que debemos prestar una mayor atención.

S+B: ¿Y qué hay de su joint-venture en China?

BECKER: Miramos al mercado chino hace quince años y nos dijimos: si vamos a ser el banco de las empresas más innovadoras del mundo, tenemos que averiguar qué mercados van a ser líderes y  acercarnos a ellos.  La pregunta es: ¿cómo entramos en el mercado chino? ¿Cuál es la mejor manera de hacerlo? Inicialmente, pensamos que podíamos ir solos, y entramos  por nuestra cuenta. Sin embargo, decidimos tener una presencia más importante y la única manera de hacerlo con éxito era a través de una alianza.

La mejor alternativa fue asociarnos con una institución de éxito como el Shangai Pudong Development Bank. Así que creamos el primer banco de China fruto de una joint-venture. Pero creemos que es mejor asociarse con una compañía local para obtener el mayor beneficio a largo plazo.

S+B: ¿El acceso al talento es todavía una preocupación prioritaria?

BECKER: Si preguntas a nuestra cartera de clientes cuáles son los retos a los que se enfrentan, el acceso al talento es definitivamente el más importante. Esto se ha podido ver en Silicon Valley, en especial, con los niveles de retribución, que están por las nubes. Si esto no se soluciona, acabará teniendo consecuencias perniciosas para Silicon Valley. Las empresas van a empezar a mirar en otros lugares, porque contratar aquí es demasiado caro.

Hay muchas formas de solucionarlo; una es formando a la gente. De nuestras universidades no está saliendo un número suficiente de graduados en ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas, como para cubrir la demanda de puestos de trabajo.   

Por lo general, en Washington, los demócratas y los republicanos están de acuerdo en que es necesaria una reforma para la inmigración más cualificada.  La decisión está entre permitir que los inmigrantes cualificados vengan, se queden a largo plazo y ayuden a desarrollar la base del talento, o trasladar los trabajos al mercado extranjero. Y es en este punto en el quecreo que Washington no entiende el mensaje. El sentimiento allí es: “solo contrataremos americanos”. Pero los Estados Unidos no tienen candidatos. No tenemos suficientes trabajadores potenciales graduándose. Se trata de un gran reto, y de una frustración para nuestros clientes.

S+B: ¿Cuál es la tecnología que más desearía que estuviera disponible y que todavía no lo está?

BECKER: Una máquina del tiempo que nos diera más horas en un día. Hay muchas cosas que hacer y poco tiempo.

Archivado en: Entrevistas , Innovación , Sector financiero , Strategy+business , Tecnología

Contacto en PwC

Raquel Garcés

Raquel Garcés

Socia de Strategy& en España

+34 915 684 829

Escríbeme