|||
¿Qué va hacer tu hijo con tu empresa?

¿Qué va hacer tu hijo con tu empresa?

El mundo en el que los actuales mandamases de las empresas familiares dieron sus primeros pasos profesionales cada vez se parece menos al de hoy. La nueva generación que viene está, probablemente, más preparada, mejor formada y, en muchas ocasiones, ha vivido en el extranjero y cuenta con experiencia internacional.

Entra en el negocio familiar con extraordinarias cualificaciones académicas, experiencia práctica, una perspectiva global y una red de amigos y contactos en todo el mundo. Estos recursos tienen un valor incalculable, y pueden beneficiar enormemente tanto a los jóvenes directivos como a sus familias.  Pero, ¿qué planes de futuro baraja esta generación para la empresa que van a heredar?

El estudio Same passion, different paths elaborado por PwC -a partir de 35 entrevistas en profundidad y 200 on-line a la próxima  generación de empresarios familiares de 20 países, e identifica hasta cuatro perfiles distintos. Veámoslos:

  1. Administradores (stewards, en inglés). Estos jóvenes están centrados en proteger la rentabilidad de la empresa familiar y asegurar su sostenibilidad a largo plazo. El 20% de los encuestados encaja en esta categoría. Su objetivo es pasar la empresa a la siguiente generación en mejores condiciones de las que la recibieron. Para ello, necesitan establecer estructuras de gobierno corporativo y familiares fuertes, y un Consejo de Administración independiente y efectivo.
  2. Transformadores. En este caso, los herederos asumen la responsabilidad de liderar una transformación significativa en la empresa familiar. El 35% de los encuestados en el estudio se identifican con este perfil. Sus motivaciones son similares a las de los Administradores. Para alcanzar el éxito, necesitan tener talento y contar con el respaldo de sus familiares que ahora dirigen la compañía. En estas empresas es importante generar una cultura en la que el fracaso en iniciativas individuales sea aceptable. Y recordar que el éxito a largo plazo depende de la innovación y de la reinvención constante.
  3. Intra-emprendedores: Aquí los sucesores desarrollan su propia línea empresarial dentro del negocio familiar, contando, a menudo, con apoyo financiero. En torno al 20% de los encuestados encajan en esta categoría. Las nuevas iniciativas empresariales pueden actuar como start-ups, y contar con sus propias culturas y formas de trabajar, al tiempo que cuentan con la seguridad que proporciona el respaldo familiar.
  4. Emprendedores: Por último, hay jóvenes que prefieren emprender su propia aventura empresarial fuera del ámbito familiar. Un 25% de los encuestados expresó su intención de seguir este camino. A menudo, los emprendedores se apartan área de actividad propia del negocio familiar y abordan nuevas áreas, como, por ejemplo, la tecnológica.

Las nuevas generaciones están dispuestas a afrontar los retos del nuevo entorno tecnológico, pero a menudo lo hacen a un ritmo que incomoda a sus predecesores.

Aunque los enfoques empresariales de estos cuatro grupos pueden parecer muy diferentes, nuestro estudio también revela similitudes, derivadas del deseo de todos ellos de hacer una contribución personal al futuro de la empresa. Y las nuevas generaciones pueden hacerlo, especialmente en ámbitos como la digitalización, la innovación, la profesionalización, la diversificación e impacto social del negocio.

Sin embargo, estos jóvenes se encuentran con algunos obstáculos a la hora de impulsar cambios en estas áreas. Por ejemplo, el 82% de los encuestados cree que la innovación es esencial, pero solo el 15% piensa que su negocio familiar la implementa con eficacia. Y aunque el 56% dice desempeñar un papel clave en promoverla dentro de la empresa, el 29% reconoce que podría involucrarse más (y un 16% afirma no estar interesado).

Mención aparte merece la digitalización. No es sorprendente que los jóvenes lideren el cambio en el sector. Como nativos digitales, se sienten mucho más cómodos que sus padres con la tecnología y entienden tanto las posibilidades, como los riesgos que entraña. El estudio revela que el 36% de los jóvenes empresarios pertenecientes a la siguiente generación familiar cree que los directivos de hoy no entienden del todo el potencial de las nuevas tecnologías. Y resulta significativo que más del 75% esté convencido de que es esencial disponer una estrategia empresarial adecuada para la era digital y solo el 7% considere que su empresa la tenga.

Las nuevas generaciones consideran que es difícil avanzar, más allá de renovar la página web corporativa. Llevar a cabo una verdadera digitalización de los procesos requiere de mucho más esfuerzo e inversión, por lo empresarios familiares actuales dudan a la hora de acometerla.

En definitiva, parece que es aquí donde el salto generacional sigue siendo realmente importante. Las nuevas generaciones están dispuestas a afrontar los retos del nuevo entorno tecnológico, pero a menudo lo hacen a un ritmo que incomoda a sus predecesores. Sin embargo, todas las empresas –incluidas las familiares-, tienen que afrontar el reto de la digitalización, incluso aquellas que se crean inmunes.

En cualquier caso, y dadas las distintas opciones que barajan hoy los jóvenes empresarios familiares, el principal reto de la actual generación de directivos está claro: formar a sus sucesores, equipándoles para que estén preparados para triunfar en cualquiera de los cuatro caminos que elijan en el futuro.

Archivado en: Emprendedores , Empresa familiar , Tecnología

Contacto en PwC

María Sanchiz

María Sanchiz

Socia líder en España del Departamento de Grandes Patrimonios y Empresa Familiar

+34 915 684 267

Escríbeme