|||

Emprendedores

  • Cuatro cosas que todo abogado de una start-up debe saber

    Autor: David Yague -

    En su novela Enrique VI, Shakespeare puso estas palabras, "Lo primero que haremos es matar a todos los abogados", en boca de Dick the Butcher, un miembro de una banda que trama derrocar al rey de Inglaterra y que teme que sus abogados puedan arruinar su plan. Hace poco recordé esta cita cuando una start-up en la que había invertido fue comprada, y el fundador de la empresa me comentó su espanto ante la burocracia legal que había encontrado en la nueva empresa matriz.

    Leer más

  • Una foto a las ‘unicornio’ chinas

    En 2013, la inversora de riesgo, Aileen Lee, acuñó el término unicornio para referirse a las start-ups tecnológicas que alcanzaban valoraciones por encima de los mil millones de dólares, sin cotizar en bolsa. Esta palabra nos retrotrae a historias protagonizadas por criaturas fascinantes y extrañas al mismo tiempo, que muchos han visto, pero que poquísimos han logrado atrapar.

    Leer más

  • Aquí tienes la receta para una economía fuerte

    En la década de los treinta, George Gallup fue pionero en la realización de encuestas de opinión, y consolidó a su compañía como líder del sector al predecir la victoria de Roosevelt en las elecciones presidenciales de 1936. Más adelante, en los setenta y ochenta, el psicólogo Don Clifton reinventó la investigación motivacional y del liderazgo al idear nuevas formas de trabajar las fortalezas individuales. Clifton trabajó para Selection Research, compañía propiedad de sus empleados, que se fusionó con Gallup en 1988.

    Leer más

  • ¿Qué va a hacer tu hijo con tu empresa?

    Autor: María Sanchiz -

    El mundo en el que los actuales mandamases de las empresas familiares dieron sus primeros pasos profesionales cada vez se parece menos al de hoy. La nueva generación que viene está, probablemente, más preparada, mejor formada y, en muchas ocasiones, ha vivido en el extranjero y cuenta con experiencia internacional.

    Leer más

  • Economía colaborativa vs. tradicional: es hora de fumar la pipa de la paz

    A primera vista puede parecer que las empresas que forman parte de la economía colaborativa tienen muchas cosas en común: tratan de provocar un efecto disruptivo entre los operadores tradicionales con un acceso directo a los consumidores y una oferta más cómoda, más flexible, y a menudo, más económica que la de sus rivales tradicionales. Han desarrollado una nueva generación de microemprendedores capaces de generar valor, al liberar recursos no utilizados —ya sea en viviendas, en vehículos o en otro tipo de activos—. Otros permiten a los clientes contratar a alguien para hacer pequeñas tareas, alquilarle la bicicleta al vecino o pedirle dinero prestado. Estas empresas han dado respuesta a una serie de necesidades no cubiertas por el mercado, han sorteado a los reguladores y se han afirmado en su derecho a dar servicio a los clientes de la manera en que ellos han elegido.

    Leer más