A cualquiera que no haya vivido en una cueva en los últimos meses le resultará familiar el término podcast, que se refiere a los documentos sonoros digitales que se pueden descargar y escuchar en cualquier momento a través de Internet. El podcasting (no hay de momento traducción aceptada en castellano) pasa en efecto por un momento de gran efervescencia en la mayor parte del mundo y ya hay quien habla de boom e incluso de burbuja.

Los podcasts están en todas partes y el público los consume cada vez más, por su facilidad de uso (no hacen falta manos), su inmediatez y su formato relajado. Tal parece que la voz, que durante tanto tiempo se rindió el éxito de la imagen (recuérdese aquella canción de El vídeo que mató a la estrella de la radio) haya resucitado.

Pero antes de entrar en faena y hablar del impacto de este fenómeno en el mundo de la comunicación y de las empresas, vamos con un poco de historia. La cosa empezó 15 años atrás, cuando un periodista del diario británico The Guardian, Ben Hammersley, escribió sobre el entonces naciente fenómeno del audio por Internet bajo demanda y propuso varios términos para definirlo: “¿Cómo lo podríamos llamar? ¿Audioblogging? ¿Podcasting? ¿GuerillaMedia?”. Y ganó podcasting, que venía a ser un acrónimo de iPod, el entonces ya famoso dispositivo reproductor de audio de Apple, y broadcast, que en inglés significa emisión o transmisión. Fue así de accidental como se acuñó el nombre.

El desarrollo posterior del podcasting, como suele ocurrir en este tipo de procesos, se hizo a tirones. El primer tirón lo dio Apple en 2012 cuando creó su aplicación para podcasts, lo cual permitió el acceso a este tipo de contenidos a cientos de millones de usuarios en todo el mundo. En 2014 se creó ‘Serial‘, un conjunto de episodios sobre hechos y crímenes reales que está considerada el primer gran bombazo del formato, al lograr por primera vez en la historia cinco millones de descargas.

En los últimos años, el lanzamiento de nuevos dispositivos inteligentes de audio, como Alexa, Siri o Google Home, y la aparición de diferentes contenidos y formas de contar las historias (otro hito fue la creación en 2017 de ‘The Daily’, el podcast de The New York Times) han alimentado el fenómeno. El creciente interés de Spotify, que ha comprado en 2019 dos empresas especializadas en podcasting y anuncia que comprará más, ha ayudado asimismo a avivar las brasas.

El lanzamiento de nuevos dispositivos inteligentes de audio y la aparición de diferentes contenidos y formas de contar las historias están alimentando el fenómeno

El boom del podcasting también tiene números para convencer a los escépticos. Según el informe ‘Global Entertainment & Media Outlook 2019–2023‘, elaborado por PwC, los ingresos a nivel mundial aumentaron en 2018 un 61%, hasta 911 millones de dólares, y se espera que su tasa de crecimiento medio anual en los siguientes cinco años sea del 28,5%, hasta alcanzar los 3.200 millones de dólares en 2023.

En términos absolutos no es mucho, porque todavía hay muchos podcasts que no han conseguido monetizar su difusión, pero ya se están afinando algunos modelos de negocio. Lo más habitual es que los ingresos lleguen a través de donaciones de los oyentes (así se financió la segunda temporada de ‘Serial‘) o más frecuentemente de la publicidad (el caso de ‘The Daily‘). Algunas empresas están experimentando con branded content (contenido patrocinado). Así ocurre en España con BBVA, que cuenta con una nutrida plataforma de podcasts en la que difunde contenidos de educación, conocimiento financiero, innovación, mercados, sostenibilidad, gestión, etc.

Otras tendencias apuntan al modelo de suscripción tipo Netflix. Es el caso de Luminary Media, lanzada en 2019, que cobra ocho dólares al mes por el acceso a 40 exclusivos podcasts. Una experiencia de éxito muy interesante es la de la china Ximalaya, que comercializa contenido sonoro en todas sus variantes (no solo podcasts en sentido estricto, sino también audiolibros, cursos de formación o música) con un modelo de ingresos mixtos. Tiene publicidad, suscripciones, compras a la carta y también donaciones.

Como es fácil imaginar, hay podcasts para todos los gustos y necesidades. Pero los relacionados con la actualidad política y con los negocios y la economía tienen una presencia preponderante en el formato. Aquí proponemos una selección de algunos de los más populares o interesantes, entre los que se incluyen tanto los realizados por las grandes medios de comunicación escrita como los nativos de Internet.

Podcasts en inglés

  • Motley Fool Money. Emisiones semanales en las que analistas del equipo discuten sobre la actualidad de los negocios en Estados Unidos, historias de inversión y los secretos de la bolsa. También incluyen entrevistas de interés.
  • Slow Burn.Es un podcast serializado del periodista Leon Neyfack en el que se repasan algunas de las intrigas políticas más relevantes de la historia. La primera temporada está dedicada al caso Watergate y la segunda al impeachment de Bill Clinton. Cada capítulo dura unos 45 minutos.
  • Serial. Uno de los mitos en la historia del formato. Reinvestiga casos criminales en EEUU y tiene un seguimiento masivo. Fue el primer podcast en llegar a los cinco millones de descargas y sus tres temporadas han alcanzado los 340 millones. Se prepara la cuarta temporada.
  • IFRS Talks. Es un podcast que realiza el equipo de PwC en Reino Unido sobre novedades de las IFRS, las normas internacionales de contabilidad, que puede ser interesante para las compañías españolas cotizadas. Se publican dos podcasts al mes de unos 20 minutos cada uno.

Podcasts en castellano

  • BBVA Podcast. Los podcasts son una de las mayores apuestas del banco en materia de comunicación. La entidad dispone de una plataforma con contenidos muy diversos de actualidad, finanzas, educación, gestión, sostenibilidad o tecnología, segmentados por temas, formatos y geografías.
  • Las tres muertes de mi padre. Posiblemente, el podcast seriado de mayor impacto en España. Pablo Romero investiga en cinco episodios de 20 minutos la desgarradora historia de la muerte de su padre en un atentado de ETA y sus consecuencias. Rigor y emoción al servicio de la voz.
  • Nodcast. De periodicidad semanal, La Libreta de Van Gaal realiza en 15 minutos un repaso crítico y muy original a la prensa deportiva y sus excesos. Es uno de los podcasts más descargados y escuchados. Diferente y, sobre todo, muy divertido.
  • Marketing directo. La actualidad del marketing y la publicidad tratada en un tono informal en entrevistas, conferencias y debates, tanto en episodios de larga duración como en píldoras de cinco minutos.
  • Audiolibros de economía y finanzas. Curioso podcast en el que se  reproducen, íntegros, libros clásicos de la economía, como ‘El inversor inteligente’, de Benjamin Graham, y otros que analizan la actualidad. Para oyentes pacientes.