|||
¿Quién sacará provecho de la nueva Ruta de la Seda?

¿Quién sacará provecho de la nueva Ruta de la Seda?

Cuando el presidente chino, Xi Jin Ping, anunció su iniciativa comercial Belt and Road –en español, Una Franja, Una Ruta- a finales de 2013, pocos se percataron de la magnitud y de la ambición del proyecto económico y político. Desde entonces, las especulaciones sobre los detalles del programa, sobre las posibles oportunidades comerciales o sus probabilidades de éxito, no han hecho más que crecer.

El informe “Repaving the ancient Silk Routes”, elaborado por el Growth Markets Centre de PwC, analiza las implicaciones del proyecto chino, que parte de la reconstrucción de la antigua ruta de la seda, para crear nuevos corredores marítimos y terrestres. Un alcance que empieza a ser mucho mayor de lo que podría parecer en un principio, por cuanto las autoridades chinas han dado a esta iniciativa un carácter amplio y aperturista. Y aunque el objetivo inicial era reconstruir la arcaica red que conectaba China con Europa a través de Asia Central, la realidad es que esta idea se ha quedado pequeña. Ahora contempla la construcción de autopistas, vías de tren, puertos, aeropuertos e, incluso, una ruta marítima que conecte China con el sudeste asiático, el sur de Asia, Oriente Medio y el este de África, cubriendo así seis corredores económicos. Se calcula que la iniciativa atravesará 65 países, tendrá impacto en más de cuatro mil millones de personas y puede llegar a suponer hasta un tercio de la economía global.

Pero aún hay más. Entre los objetivos de la nueva Ruta de la Seda también se incluye el desarrollo de un ecosistema de infraestructuras que engloba desde la generación de energía, redes y oleoductos y gaseoductos, hasta la construcción de cables de telecomunicaciones dentro de un plan de conectividad a nivel global. Incluso, en fases posteriores se espera que incluya otras actividades como proyectos sociales, de educación y salud, medios de comunicación, innovación y software, así como intercambios culturales -people-to-people-, algunos de los cuales ya están teniendo lugar.

El proyecto atravesará 65 países, tendrá impacto en más de cuatro mil millones de personas y puede llegar a suponer hasta un tercio del PIB mundial

Pero la iniciativa Belt and Road tiene una proyección tan grande que ni siquiera China, con todos sus recursos humanos y económicos, puede gestionar. Por eso, el gigante asiático está buscando  alianzas con compañías extranjeras, que beneficien a ambas partes. Por un lado, a las empresas chinas, que  podrán desarrollar un mayor expertise y aprender de su contraparte, mientras mejoran su credibilidad en el sector de infraestructuras. Y por otro, a las empresas extranjeras, que pueden encontrar una puerta de acceso a nuevos mercados.   

En definitiva, la nueva ruta de la seda abre grandes oportunidades de negocio para las empresas, que han de evaluar los riesgos geopolíticos, económicos y operacionales:

  • Riesgos geopolíticos. Estos dependerán del territorio en el que trabajen, ya que las empresas podrían encontrarse con cambios de régimen político o fricciones por relacionales bilaterales.
  • Riesgos de financiación. Más allá de las fuentes de financiación procedentes de China, las compañías deben tener en cuenta que muchos de los mercados en desarrollo a lo largo de las rutas B&R pueden tener muy distinta capacidad financiera.
  • Riesgos operacionales. Las empresas interesadas tienen que vigilar la planificación de sus operaciones, incluso aunque las compañías públicas, tanto de China como de otros países anfitriones, están empezando a ganar experiencia internacional. Esto supone identificar las debilidades de los proyectos transnacionales de la nueva Ruta de la Seda que podrían retrasar o encarecer las operaciones.

Pero además de los riesgos, los potenciales inversores tienen que decidir estratégicamente en qué proyectos concretos es conveniente participar. Y lo pueden hacer de estas formas:

  • Analizando la viabilidad comercial. A pesar de que existan grandes incentivos para entrar en algunos de los proyectos, las empresas que se lo estén planteando deben realizar su propio business case, analizando detalladamente la oferta y la demanda de cada mercado.
  • Revisando la madurez de las infraestructuras. En la misma línea, estas compañías tendrán que evaluar la madurez y las perspectivas de futuro de las infraestructuras que existen en el mercado al que quieran entrar. Esto incluye averiguar si existe una alianza estratégica para el desarrollo político, las conexiones multimodales y otras infraestructuras de

Una vez esté claro en qué proyectos vale la pena implicarse, y tras evaluar los riesgos, las empresas pueden aumentar sus posibilidades de éxito siguiendo estos pasos:

  • Estrategias de contingencia. Para proyectos de este tipo, que atraen por lo general atención geopolítica e involucran a muchos territorios durante un periodo largo de tiempo, es muy importante prever y planificar posibles imprevistos. Por eso, a la hora de cerrar los contratos, cualquier cuestión sin revolver debería añadirse a las cláusulas de contingencia, dejando por escrito una estrategia de salida clara.
  • Alinearse con gobiernos locales. Los gobiernos tienen una gran influencia en muchos de los países afectados por la Belt and Road, en los que el desarrollo de infraestructuras es crítico y la regulación todavía se está construyendo.
  • Tener aliados ‘de casa’. Contar como socios con empresas que ya tienen experiencia trabajando con estas autoridades locales es crítico. Estos aliados conocerán los pasos a seguir, las normas no escritas y los agentes clave a la hora de hacer avanzar un proyecto.
  • Compartir riesgos. Adoptar un enfoque de risk-sharing potenciará la confianza entre los involucrados y disminuirá los costes para todos.

Reconstruir y crear una nueva Ruta de la Seda es un proyecto a una escala sin precedentes, que traerá consigo inversiones masivas en infraestructuras. Las oportunidades para las compañías de todo el mundo serán, por tanto, numerosas. Pero para aprovecharlas será importante saber tasar los riesgos del que, posiblemente, se convertirá en el programa de infraestructuras transcontinental más grande de toda la historia.

 

Archivado en: China , Economía