Hace unos meses explicábamos los extraordinarios desafíos a los que se están enfrentando las grandes compañías eléctricas en todo el mundo. Unos retos marcados por la volatilidad de los precios de la electricidad, la necesidad de invertir en nuevos modelos de generación y distribución eléctrica, la sustitución progresiva de la fuentes de energías fósiles por las renovables y la creciente aparición de nuevos competidores mucho más dinámicos y con un alto componente tecnológico (ver informe Global Power Strategies), entre otros.

Y concluíamos que, si las eléctricas quieren aprovechar las oportunidades y solventar los riesgos que conllevan estos nuevos imperativos de negocio, deben hacerlo a partir de una apuesta decidida por las nuevas tecnologías y por la digitalización de sus sistemas y de sus procesos. La pregunta, llegado este punto, es bien sencilla, ¿están apostando las compañías eléctricas por la digitalización?

Para poder darle respuesta en Strategy&, la consultora estratégica de PwC, hemos elaborado el informe ‘2019 Digital Operations Survey for energy‘ en el que, a partir de entrevistas con directivos de 500 compañías de energía, hemos analizado el nivel de madurez y desarrollo digital del sector eléctrico y los hemos comparado con otros similares, como la industria química y la de petróleo y gas.

Solo el 2% de las eléctricas de Europa, Oriente Medio y África pueden considerarse como campeonas digitales o, lo que es lo mismo, líderes en digitalización

Los resultados revelan que sólo unas pocas compañías eléctricas están dando pasos relevantes en la transformación de sus negocios, tomando como base estas nuevas tecnologías digitales. Según nuestro análisis, solo el 2% de las eléctricas de Europa, Oriente Medio y África (EMEA) pueden considerarse como campeonas digitales -digital champions- o, lo que es lo mismo, líderes en digitalización. Mientras que un 45% son novatas digitales -digital novice-. Unas cifras por debajo de las empresas químicas y las del sector del petróleo y gas, incluídas en el informe (ver gráfico).

Madurez digital eléctricas

Del documento se desprende que, en términos generales y salvo algunas excepciones, las empresas eléctricas están al principio de su camino digital -en inglés,digital journey. Sus iniciativas en el ámbito de las nuevas tecnologías tiende a ser limitadas, poco ambiciosas y con aversión al riesgo. De hecho, la mayoría de los proyectos de digitalización que se han puesto en marcha afectan a las funciones centrales de las compañías, como los departamentos financieros, de distribución y de marketing. Y son menos frecuentes aquellos que impactan en  la áreas clave de las eléctricas, como las de generación, transmisión, trading y ventas. Precisamente, aquellas en las que se podrían obtener mejoras reales, tanto en eficiencia con en los márgenes de beneficio.

Este mismo nivel de precaución que se observa entre las eléctricas en el alcance de los proyectos, se puede ver también cuando de les pregunta por las tecnologías concretas que están utilizando. Aunque cerca de la mitad de los encuestados en nuestro estudio aseguran estar adoptando tecnologías más o menos básicas y extendidas como el data analytics o el cloud computing, sólo un 5% aseguran haber puesto ya en marcha iniciativas basadas en Inteligencia Artificial y 9% adicional las tienen todavía en fase piloto. Quizás, lo más significativo, sea que muy pocas eléctricas participantes en el informe están considerando seriamente poner en marcha proyectos con las tecnologías más innovadoras: blockchain, impresión en 3D y realidad virtual.

Probablemente, la principal razón por la que las eléctricas vayan por detrás de otros sectores en materia de digitalización sea porque esta industria, tradicionalmente, ha estado muy regulada y no ha tenido la necesidad de ser proactiva en la búsqueda de la eficiencia y la mejora de procesos.

El estudio, finalmente, ofrece algunas pistas y consejos para ayudar a las eléctricas a alcanzar su madurez digital. Estas recomendaciones que, se han elaborado a partir del análisis de algunos casos de éxito reales, pasan por definir tu estrategia de digitalización, de principio a fin, a partir de las capacidades diferenciales de tu compañía, identificar las tecnologías que necesitas para impulsar los nuevos modelos de negocio, o apoyarse en terceras partes ajenas a la compañía -startups, universidades…-, entre otras cuestiones.