Sistema bancario

Seis pistas para que la banca resista en un escenario digital y regulado

Contacto: Alberto Calles - La Unión Bancaria ha cumplido ya cuatro años de vida y el balance de su existencia es globalmente positivo. Aunque todavía faltan algunas piezas importantes por colocar en el rompecabezas institucional, como es la constitución de un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos (EDIS, por sus siglas en inglés), no hay muchas dudas de que el sistema bancario europeo es ahora más resistente frente a una crisis potencial. Los bancos están más capitalizados y están mejor preparados para gestionar sus riesgos.

Leer más

¿Puede una Fintech hacerse con 20 millones de clientes?

Contacto: Raquel Garcés -

Hay una cuestión que preocupa a gran parte del sector financiero: ¿cuánto tardarán las Fintech en transformar la industria por completo? Para los líderes de las startups financieras, la pregunta correcta es: ¿cuánto tardarán las Fintech en mejorar la experiencia cotidiana de las personas y la forma en que gestionan sus finanzas? N26, un banco accesible solo a través de app, ha sido descrito como el banco más moderno de Europa. Con sede en Berlín, no tiene sucursales ni cajeros automáticos pero sus clientes pueden sacar efectivo en cualquier cajero automático o en 7,000 retailers afiliados.

Leer más

Los riesgos no financieros, una amenaza creciente para la banca

Contacto: Alberto Calles -

El sector de la banca ha prestado mucha atención tradicionalmente a los riesgos de carácter financiero, como el de crédito, el de mercado, el operacional, el de liquidez o el de tipos de interés. Pero junto a estos riesgos clásicos han emergido en las últimas décadas una serie de riesgos, denominados no financieros, que en su mayoría no son estrictamente nuevos y que suponen una amenaza creciente para las instituciones de crédito.

Leer más

La banca busca modelo de negocio

Contacto: Alberto Calles -

La banca europea ha atravesado en los últimos diez años todo tipo de vicisitudes. La crisis financiera que estalló en 2007 debilitó a numerosas entidades y obligó a los gobiernos a aportar una cantidad ingente de dinero público (según la Comisión Europea, 650.000 millones de euros entre 2008 y 2016, de los cuales la mitad fueron efectivamente utilizados) para recapitalizarlas. La reacción posterior de la autoridades europeas fue crear aceleradamente una nueva arquitectura de regulación y supervisión (lo que se conoce como Unión Bancaria), mucho más exigente que la anterior, con el fin de reforzar sus niveles de solvencia y evitar en lo posible la repetición del recurso al apoyo público. En paralelo, la ralentización de la actividad económica y la consecuente reducción de los tipos de interés golpearon la rentabilidad de las instituciones de crédito, que encontraron serias dificultades para ganar dinero en un contexto de caída de la demanda solvente y de estrechamiento severo de sus márgenes.

Leer más

Tic, tac, tic, tac… Llega la banca abierta

Contacto: Raquel Garcés -

La entrada en vigor de la segunda versión de la Directiva de Servicios de Pago (PSD2, por sus siglas en inglés), que deberá ser incorporada a las legislaciones nacionales antes del próximo 13 de enero,  supone un importante desafío regulatorio y estratégico para la industria financiera europea, que se enfrenta a un cambio profundo en el statu quo. ¿Está preparado el sector para abordar con garantías a este reto?

Leer más

La banca, obligada a aprender a bailar bajo la lluvia

Contacto: Alberto Calles -

El 29 de junio de 2012 la Unión Europea emprendió su proyecto más ambicioso desde la introducción del euro. En una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, celebrada en Bruselas en medio de una atmósfera enrarecida por la crisis financiera, se aprobó una declaración en la que se sentaron las bases de lo que acabaría siendo denominado Unión Bancaria.

Leer más

El peligroso matrimonio entre los estados y sus bancos

Si algo se ha puesto de manifiesto durante los últimos años de la crisis es que la relación de dependencia entre los estados y sus sistemas bancarios genera un círculo vicioso que tiene graves consecuencias, tanto desde el punto de vista macroeconómico como empresarial. Un buen ejemplo de ello lo encontramos en Irlanda. En 2008, la crisis de su sistema bancario se trasladó al conjunto de la economía después de que las autoridades tuvieran que recapitalizar el sistema financiero y garantizar así su solvencia.

Leer más