Informe

¿Podrá España reducir sus emisiones de Gases Efecto Invernadero?

Contacto: MªLuz Castilla -

¿Podría España lograr una reducción de un 17% en sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) hasta 2033? La respuesta es sí pero con condiciones. Nuestro país debería llevar a cabo, entre otras acciones, una profunda modernización de su modelo económico, que estuviera sustentado en la innovación y el desarrollo tecnológico según el informe El Cambio Climático en España, 2033: Hacia una economía baja en carbono, que realiza un ejercicio prospectivo sobre cómo España puede reducir sus emisiones energéticas en los próximos años.

Leer más

Los mercados de capitales de la post crisis

Las compañías que conforman los mercados de capitales (private equities, fondos de pensiones, bancos de inversión, brokers, entidades financieras, hedge funds...) serán muy diferentes a como las conocemos hoy en día. Según nuestro informe Capital Markets 2020, la nueva regulación, la innovación, la tecnología, las demandas de unos clientes cada vez más exigentes y el crecimiento del “shadow banking”* obligará a estas compañías a transformarse y a definir con claridad qué papel quieren jugar en este nuevo entorno.

Leer más

El negocio de los activos ociosos, de moda

Alquilar tu casa mientras estás de vacaciones. Compartir coche y gastos con otros a la hora de viajar. Convertir tu cocina en un restaurante por unas horas... La economía colaborativa -sacar rendimiento económico a activos personales infrautilizados- está de moda. En EE.UU, el 44% de los consumidores están familiarizados con este tipo de servicios y un 72% se definen como futuros consumidores en los próximos dos años.

El informe The Sharing Economy, realizado a partir de una encuesta a 1.000 consumidores y entrevistas con personas y directivos influyentes de empresas en EE.UU, revela que esta práctica está transformando sectores, como el turismo, el transporte o el ocio, y propiciando la creación de compañías innovadoras (Airbnb o Uber).

Leer más

El poder de la movilidad

Contacto: Borja Montesino-Espartero - Las empresas de todo el mundo están considerando la movilidad como una palanca que contribuya a alcanzar los objetivos de crecimiento y forjar, en los líderes de hoy, la visión global necesaria para afrontar los retos de negocio actuales. Las organizaciones han empezado a pensar en las necesidades de los desplazados internacionales a largo plazo. Además, están accediendo a grupos de talento en nuevas localizaciones y en nuevos segmentos demográficos, para así desarrollar equipos que puedan prosperar en un ambiente cada vez más variable a nivel internacional.

Leer más

El futuro será wearable o no será

Contacto: César Calleja -

Los wearables alterarán, de forma radical, tanto el mundo de los negocios como la manera en que se consumirán productos y servicios. Esta tecnología impulsará la productividad en las empresas y cambiará por completo sectores como el de distribución y consumo; la atención sanitaria y la industria de la publicidad.

El informe The wearable future destaca que el 20% de los estadounidenses adultos ya posee un dispositivo wearable.Su tasa de adopción ya es equivalente a la de las tabletas cuando se popularizaron en 2012 y se espera que crezca rápidamente en los próximos años. El documento prevé que la venta de estos dispositivos alcance los 14.000 millones de dólares en 2014 y los 70.000 millones en 2024.

Leer más

‘Bitcoin’, entre el éxito y la desconfianza

Las denominadas monedas virtuales han adquirido cierta popularidad como medio de pago a medida que las necesidades de intercambio de bienes y servicios virtuales se han incrementado.

El bitcoin forma parte de este grupo de monedas y es la que ha tenido mayor impacto hasta el momento. El bitcoin es una moneda virtual o medio de pago electrónico que nació en 2008. Su funcionamiento está basado en una red descentralizada, que permite todo tipo de transacciones en cualquier parte del mundo vía peer-to-peer (P2P), sin la intervención de ninguna autoridad central monetaria que regule la emisión de la moneda. Son los llamados mineros (miners, en inglés) los que facilitan y verifican las transacciones a través de un software muy sofisticado de código abierto.

Leer más

¿Cómo serán las ciudades españolas en el 2033?

En menos de dos décadas, a las ciudades españolas no las conocerán "ni la madre que las parió". Habrán emprendido una profunda transformación, impulsada por una serie de motores de cambio como el envejecimiento de la población, la fuerte competitividad en un entorno cada vez más global o las mayores exigencias de transparencia.

Estos factores de cambio provocarán la transformación, en ocasiones radical, de los modelos de desarrollo económico, las pautas de comportamiento social y los sistemas de gobierno. El alcance y la dirección de dichas transformaciones dependerán no sólo de la clase política y empresarial, sino también del apoyo que les presten los propios ciudadanos.

Leer más

Del monocultivo a la diversidad. Así se financiarán las empresas españolas

La internacionalización de las empresas españolas y el cambio del perfil de ahorro de las familias serán algunos de los factores que impulsarán las fórmulas de financiación alternativas -no bancarias- en nuestro país en las próximas décadas. España es uno de los países desarrollados donde los recursos de las empresas tienen una mayor dependencia de la financiación bancaria tradicional -préstamos o líneas de crédito-, muy superior a la de países como Italia, Alemania, Francia, Reino Unido o Estados Unidos. El informe, sin embargo, considera que en las próximas dos décadas irán ganando peso, poco a poco, otras fórmulas de captación de dinero.

El documento señala cinco razones objetivas.

  1. Empresas más internacionalizadas y de mayor tamaño. Es previsible que en 2033 las empresas españolas sean más grandes y estén más internacionalizadas, y por tanto tengan mejor acceso a fuentes de financiación no bancaria, ya que hay una correlación comprobada entre el tamaño de la compañía y los recursos procedentes del mercado que utiliza (cuanto mayor es la empresa, menos dependiente es del sistema financiero, aunque hay excepciones).
  2. Cambio del perfil de ahorro de las familias. Las familias españolas, en efecto, tenderán a ahorrar más en el futuro, como consecuencia sobre todo de la puesta en cuestión de la suficiencia del sistema de pensiones. El progresivo envejecimiento de la población conllevará previsiblemente una caída del poder adquisitivo de las pensiones, lo cual obligará a los ciudadanos, sobre todo a los más jóvenes, a ahorrar más o durante más tiempo, y a confiar en planes complementarios de jubilación. Otro elemento también clave en los cambios que podemos esperar en la composición del ahorro familiar es la destrucción de la vivienda como producto de inversión estrella. El estallido de la burbuja inmobiliaria demostró que los precios de los inmuebles pueden bajar y cabe pensar que los españoles buscarán en el futuro otras maneras de invertir su dinero, como los fondos de inversión.
  3. La situación del sector financiero en España. El sistema bancario español, como consecuencia de la crisis y de la reducción del número de entidades, va a seguir ajustando el tamaño de su balance para completar el necesario proceso de desapalancamiento. Ello puede frenar el proceso de concesión de nuevos créditos y obligar a las empresas a buscar financiación alternativa para sus proyectos de inversión.
  4. La nueva regulación bancaria (Basilea III), que entrará en vigor progresivamente en los próximos años, impone mayores exigencias de capital, lo cual también podría tener un impacto en las decisiones de toma de riesgo de las entidades.
  5. Compañías más capitalizadas. El tejido empresarial español ha estado sobreendeudado e infracapitalizado, y la tendencia a corregir esas desviaciones ayuda a la sustitución de parte de la financiación bancaria tradicional (vía crédito) por otras fórmulas ligadas al reforzamiento del capital. La nueva normativa concursal aprobada por el Gobierno, que facilita la conversión de deuda en capital, apunta en esa dirección.

Pero, ¿hay alternativas sólidas a la adicción histórica de las empresas españolas al crédito bancario? El informe señala mecanismos de financiación muy variados pero poco desarrollados en España. Una de las opciones naturales es la de los mercados de valores de renta variable que, aunque es un método común entre las grandes empresas, es poco utilizado por las compañías más pequeñas. Sin embargo, el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) está precisamente dirigido a empresas de reducida capitalización y, aunque sus resultados son hasta el momento discretos, de cara al futuro está considerado un instrumento indispensable para canalizar el acceso de las pymes al mercado de capitales. Otra alternativa natural es la emisión de títulos corporativos o bonos, medida que recobró interés en el 2013 y 2014 en paralelo a la mejora de los indicadores económicos y de la recuperación de la confianza en los mercados de la economía española.

Además, las opciones no se limitan al mercado de valores, las empresas cuentan con opciones muy variadas, como las distintas modalidades de capital riesgo o el denominado direct lending (concesión de préstamos por parte de fondos de inversión). También es de destacar la irrupción del crowdfunding, que puede llegar a ser un instrumento atractivo para las compañías dada su elasticidad y adaptación al ecosistema de Internet.

Más información | El dinero en 2033: Cómo nos financiaremos y ahorraremos

Informe completo en slideshare

Leer más

¿Y si Grecia se sale del euro…?

¿Cuál sería el impacto de una hipotética salida de Grecia del euro? La respuesta es que, de darse este caso, sus efectos en la economía de la eurozona no serían excesivos. Una salida de Grecia del euro desencadenaría tres acontecimientos de forma inmediata: el Gobierno Griego dejaría de pagar su deuda; pondría en marcha controles de capital para evitar la fuga de depósitos de bancos griegos a instituciones financieras de la Eurozona y sustituiría el euro por un ‘nuevo dracma’. Estos hechos tendrían un impacto evidente en la economía griega, en forma de un fuerte incremento de la inflación, que se dispararía hasta el 6% en 2015, y una fuerte contracción de la actividad tanto para 2015 como en 2016.

Leer más